Publicidad

Cuentas bancarias de ahorro ¿merecen la pena?

Las cuentas de ahorro son una herramienta que puede resultar interesante para gestionar nuestro dinero sin perder liquidez y sin asumir riesgos.

CUENTAS REMUNERADAS

Dentro de las diferentes cuentas bancarias que existen en el mercado las cuentas de ahorro son aquellas que nos ofrecen una determinada rentabilidad pero que a la vez permiten la liquidez, a diferencia de otros productos de ahorro garantizados.

Se trata de un producto muy interesante a pesar de encontrarse en un momento bajo en cuanto a la oferta, tanto por la cantidad de productos en el mercado como por la rentabilidad de los mismos. Sin embargo, por lo interesante que puede resultar para las finanzas personales vamos a profundizar un poco en las características de este tipo de cuentas bancarias.

Qué son las cuentas de ahorro

Como su propio nombre indica se trata de un producto de ahorro al alcance de cualquier perfil de cliente bancario. Se trata de cuentas en las que vamos depositando dinero según nuestro propio criterio, es decir, no imponen aportaciones sistemáticas ni cantidades a aportar. La cuenta nos va produciendo una remuneración sobre los saldos que mantenemos en vigor. Las liquidaciones de la rentabilidad de los saldos suele ser mensuales en la gran mayoría de este tipo de cuentas aunque podemos encontrar otras opciones.

Realmente una cuenta de ahorro sería una mezcla de una imposición y una cuenta a la vista ya que presenta características de ambas opciones. Lo más interesante y diferenciador respecto a otros productos de ahorro garantizados es que poseemos liquidez y no asumimos riesgo.

Se trata de una inversión garantizada con una rentabilidad pactada. Esto significa que también se encuentra protegida por el fondo de garantía de depósitos, es decir, además de la propia garantía del banco contamos con hasta 100.000 € garantizados tanto para nuestros depósitos como para nuestras cuentas de ahorro.

Además, con esa característica particular relacionada con las cuentas a la vista, en este tipo de productos la rentabilidad garantizada se acompaña de liquidez: podemos disponer de nuestro dinero en cualquier momento sin penalización alguna. Esto obviamente es un gran cambio respecto a la oferta de depósitos bancarios en la que el rescate del dinero antes del vencimiento del plazo fijado supone una merma considerable de la rentabilidad. Obviamente, la rentabilidad media de las cuentas de ahorro es inferior a la rentabilidad media de los depósitos.

¿Cuentas bancarias que devuelven dinero? existen y las analizamos aquí

LAS MEJORES CUENTAS REMUNERADAS

Modelos de cuentas de ahorro

En la actualidad se mezclan mucho los conceptos en los productos bancarios y esto hace que, en el apartado de las cuentas, no siempre tengamos claras las cosas a la hora de denominar este o aquel producto.

Realmente una cuenta de ahorro es un tipo de cuenta remunerada, y la cuenta remunerada no es un tipo de cuentas de ahorro, aunque parezca un galimatías procuraremos explicarnos.

Venimos a denominar cuentas de ahorro a todo tipo de cuentas que ofrezcan una rentabilidad y esto no es así en absoluto realmente existirían dos tipos de cuentas remuneradas muy frecuentes:

  • En primer lugar las que se denominan precisamente cuentas remuneradas, se trata de productos que mantienen la operativa de las cuentas a la vista pero que a la vez nos proponen una rentabilidad determinada para nuestros saldos. Estas cuentas generalmente presentan algunas limitaciones respecto a la rentabilidad, o bien sólo remuneran una parte determinada del saldo o bien sólo lo hacen durante un periodo determinado de tiempo. Aun así existen en el mercado ofertas muy interesantes en las que esa combinación de servicios financieros y rentabilidad puede ser muy buena para el bolsillo del cliente.
  • Cuentas de ahorro, son de las que nos estamos ocupando en este artículo. Se trata de cuentas a la vista que se pueden contratar como cualquier otra cuenta corriente, pero que sólo tienen establecida la finalidad del ahorro, es decir no van a permitir las operativas que pueden permitir las cuentas remuneradas, no podemos domiciliar cheques, no podemos tener tarjetas asociadas, no podemos domiciliar gastos ni recibos…

Qué tener en cuenta antes de contratar una cuenta de ahorro

Obviamente lo primero que vamos a mirar de una cuenta de ahorros es la rentabilidad que nos ofrece ya que esta es su única finalidad, pero, hay otros elementos que debemos tomar como referencia que en algunos casos pueden modificar el sentido final del producto.

El primero de ellos, y probablemente el fundamental, es si se nos exige o no la vinculación con la entidad para obtener la mejor remuneración posible. Esto es importante porque la vinculación en algunos casos puede ser buena, pero en otros casos puede convertir un buen producto en un producto mediocre.

Generalmente la vinculación tiene que ver o bien con la apertura de una cuenta nueva con nuevo dinero la entidad, en cuyo caso habitualmente las condiciones suelen ser buenas, o con una oferta determinada que obliga a la contratación de otros productos o a la garantía determinados periodos de permanencia. Estos casos deben ser siempre examinados con atención antes de contratar nada.

¿Cuánto vale tu nómina? en este post encontrarás los mejore regalos por domiciliar nómina

Cuentas Remuneradas

Los costes y gastos en las cuentas de ahorro

Uno de los grandes elementos a favor de las cuentas de ahorro es que su coste es realmente bajo. En general la aplicación de comisiones apenas va a existir y en la gran mayoría de casos estas o no se presentan o se presentan de manera muy reducida.

Es cierto, y esto obliga a la lectura de la letra pequeña en cualquier tipo de contrato de productos financieros y también en las cuentas de ahorro, que el banco se reserva la prerrogativa de modificar las condiciones básicas de sus productos. Esto significa que lo que hoy no se aplica mañana puede ser aplicado. Es muy importante tener esta cuestión clara ya que los ciclos también se aplican a los productos bancarios y puede ser perfectamente plausible que en un momento determinado nos afecte una modificación en nuestros productos. Ojo, no es tan sencillo que el banco aplique estas modificaciones sobre contratos ya realizados, lo puede hacer pero tendrá que ser a través de una comunicación previa con un plazo de tiempo determinado y comunicándolo de manera que se ofrezca al cliente posibles alternativas.

La situación actual de las cuentas de ahorro

La realidad actual de las cuentas de ahorro es que han caído en picado tanto remuneración como en oferta. De hecho si echamos un vistazo al mercado de cuentas con rentabilidad veremos como la gran mayoría de ellas son o bien cuentas nómina a las que se les suma una rentabilidad determinada y se mantiene su operativa de cuenta a la vista, o bien cuentas de bienvenida con beneficios, operativas de cuentas a la vista y depósitos con rentabilidad asociados durante cortos periodos de tiempo.

Esto significa que las cuentas de ahorro como tal han retrocedido mucho en cuanto a presencia en el mercado. Las hay pero son más difíciles de encontrar y por tanto más difíciles de contratar. Resulta comprensible si tenemos en cuenta la deriva de los productos garantizados, en los últimos años los productos garantizados han caído en picado cuanto rentabilidad si presencia en el mercado. En el caso de las cuentas con rentabilidad esto ha sido en favor de cuentas más dinámicas que permitan vincular al cliente con otros productos de manera más sencilla, por ejemplo a través de las tarjetas de crédito, de la financiación, de la contratación de seguros… algo que no es viable a través de una cuenta de ahorro que no permite una operativa bancaria similar.

En este contexto base difícil que encontramos cuentas de ahorro por encima de 0,10%, casi imposible. Es cierto que si buscamos dentro del mercado de productos bancarios extranjeros si vamos a encontrar algunas cuentas que ofrecen incluso rentabilidades superiores, sin embargo, como siempre ocurre con los productos bancarios extranjeros, debemos mirar con lupa todas las condiciones particulares del producto que se nos ofrece.

Ventajas e inconvenientes de las cuentas de ahorro

Ventajas

  • Poseen una rentabilidad garantizada
  • Ofrecen un riesgo mínimo
  • Se trata de un producto de ahorro líquido disponible de manera  inmediata
  • Presentan costes bajos o ningún coste

Inconvenientes

  • Las mejores rentabilidades suelen exigir o mucha vinculación o ser tan sólo temporales
  • No permiten otro tipo de operativas como domiciliación es, pagos, etcétera

¿Merecen la pena las cuentas de ahorro?

La cuenta de ahorro merece la pena si quien la contrata tiene claro lo que está contratando y para qué le sirve. Esto es fundamental ya que hoy en día no se trata de un producto con una gran rentabilidad.

Para quien desee no exponer su dinero, obtener una rentabilidad baja y liquidez total si puede ser una opción interesante. Hay muchos perfiles que pueden acogerse a este tipo de producto, por ejemplo, aquel que está generando un colchón de emergencia dentro de sus finanzas personales o que quiere mantener dicho fondo de emergencia produciendo algo de rentabilidad. También para aquellos que quieren dejar descansar su dinero sin riesgo y con cierta rentabilidad entre inversiones.

En definitiva se trata de un producto que ofrece lo que ofrece, que no tiene muchas lecturas posibles más allá de lo que se ve pero que puede ser interesante si lo contratamos a sabiendas de lo que realmente son.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>