Publicidad

¿Cuentas bancarias para niños? Enseñar finanzas básicas

Las cuentas bancarias para niños son un producto financiero relativamente habitual. Sin embargo, sin un aprendizaje básico de finanzas pueden no ser útiles.

cuentas bancarias

La cuentas bancarias para niños son un producto muy especifico. En épocas de mayor rendimiento de los productos de ahorro garantizado, se trataba de cuentas de ahorro con una remuneración, generalmente pareja a la de las cuentas de ahorro tradicionales. En dichas cuentas, el menor, con un adulto al cargo de la cuenta, podía utilizarla para ahorrar, obtener un rendimiento y poco más.

Con el tiempo, y más ahora, con una rentabilidades bajas  para los productos garantizados, se han convertido generalmente en un producto más asociado a ventajas, beneficios y formación, con poca o ninguna rentabilidad económica, pero más orientado a conceptos formativos. Sin embargo, la formación financiera de los niños sigue siendo escasa, las iniciativas no muchas, y, generalmente, muy poco orientadas a la enseñanza de conceptos básicos que generen jóvenes capaces de manejarse de manera cómoda con las finanzas personales.

Finanzas personales, niños y jóvenes

Reflexionemos un poco. Las finanzas personales y la gestión de la economía doméstica, son cuestiones que nos van a acompañar a lo largo de toda la vida, de hecho, son una parte fundamental de los elementos que influirán en nuestro nivel y calidad de vida. Sin embargo, algo tan vital y presente en la vida de las personas no se incorpora en absoluto como un elemento de estudio o aprendizaje desde la infancia.

Durante los últimos años se han publicado diversos informes sobre la cultura financiera de los adolescentes a lo largo y ancho del mundo. Los resultados eran tremendos por lo negativo, llegando a una conclusión compleja y dura en la que eran muy pocos los estudiados en diversos países del mundo los que se mostraban capaces realmente de mantener un mínimo control sobre sus propias finanzas, a una edad en la que estas no son realmente complejas.

Los sistemas educativos en general no incluyen la cultura financiera como un elemento valorable de estudio. Salvo escasas excepciones, en todo caso se realizan pequeñas orientaciones pero no un proceso sostenido de aprendizaje para algo tan vital. ¿Pueden los padres incorporar estas enseñanzas? la respuesta es sí, y además es una gran idea.

CUENTAS BANCARIAS SIN COMISIONES

Conceptos básicos y aprendizaje práctico

Resulta importante manejar desde niños conceptos básicos y aprendizajes prácticos para lograr un interés en las finanzas personales, que devenga en adultos con una cierta cultura financiera.

El primero de estos conceptos tiene que ver con el gasto, inculcar el valor del coste de las cosas no sólo por el coste de obtener el dinero, sino por el retorno o no retorno que una compra ocasiona y la compensación por lo que se puede obtener en el gasto. Esto es radicalmente importante en un mundo en el que, desafortunadamente, hemos convertido a ojos de los niños el dinero en un medio sin origen y únicamente con destino al gasto. Mostrar el valor del dinero, la necesidad del esfuerzo para obtenerlo, y, sobre todo, que una vez gastado generalmente no tiene retorno no es difícil y si muy educativo.

El siguiente concepto va a tener que girar sobre la deuda. Aquí se da un contrasentido seguro, ya que, en determinados momentos de la vida de las personas la deuda es necesaria, pongamos el ejemplo de cuando deseamos adquirir una vivienda, por tanto, las enseñanzas debieran girar alrededor de no generar deuda innecesaria, y, sobre cómo aprender a gestionar una deuda. Tampoco estamos ante conceptos difíciles de mostrar, a nada que pensemos un poco nos van a ocurrir diferentes maneras para mostrar al niño estos conceptos básicos.

La tercera idea general tiene que girar alrededor del ahorro necesariamente. La cultura del ahorro se ha asociado a los periodos de carencia, sin embargo, una buena economía personal tiene necesariamente que visualizar diferentes aspectos entre los que el ahorro (y la inversión aunque esto es posterior) resultan fundamentales. Mostrar los beneficios de ahorrar tampoco es complejo, y sin embargo sí es gratificante, además aquí podemos poner en juego pequeños productos financieros como las propias cuentas ahorro infantil.

Éstos sólo serían unos brochazos sobre un lienzo que generalmente queda en blanco o muy poco pintado, comenzar desde la infancia a manejarse en conceptos de finanzas personales es sin duda una gran ayuda al adulto del futuro en su relación con la economía personal.

Publicidad

Comments are closed.