¿Subirán otras comisiones en las cuentas además de la de mantenimiento?

A día de hoy, las entidades bancarias españolas cobran una determinada cantidad de dinero tanto a las empresas como a los clientes institucionales, por los depósitos contratados. 

Los únicos que parecen encontrarse fuera de estos costes son los usuarios convencionales. No obstante, hay un gasto que comparten todo tipo de usuarios por igual, y son los costes por comisión de la cuenta. Estos han experimentado un importante aumento recientemente, y una de las causas para que esto haya sucedido, son los efectos que la crisis económica provocada por la pandemia, ha generado en el sector bancario.

intereses, entidades bancarias, BCE

Las entidades bancarias pierden rentabilidad

La razón de dicho aumento también se debe a que gran parte de las entidades financieras ya no disponen de gratuidad sobre sus productos básicos. Por ello, la mayor parte de las penalizaciones recaen sobre los usuarios que no se han vinculado a la entidad, puesto que son los que menos rentabilidad aportan.

Durante el pasado año, el coste a asumir por parte de los bancos para poder disponer de reservas en el Banco Central Europeo, se endureció un -0,5%. Por otra parte, existe un exceso de liquidez provocado por las medidas del BCE para tratar de poner remedio a la crisis de la pandemia, y las entidades bancarias han decidido aumentar los intereses para poner remedio al problema y crear movimiento dentro del flujo de crédito.

No obstante, si las entidades bancarias dejan de conceder préstamos y mantienen parado el dinero de los clientes, se les penalizará por ello. Cabe destacar también que las perspectivas de tipos bajos llevan mucho tiempo dentro del mercado, más de lo que los expertos pronosticaban.

A causa de todos estos inconvenientes, los clientes de las entidades bancarias con mayores cantidades de dinero, ya no resultan suficientemente rentables, por lo que resulta casi inevitable cobrarles mayores intereses. El sector bancario lleva 6 años disponiendo de un tipo de interés negativo, al mismo tiempo que la liquidez les supone un coste a pagar. Es por ello que tratan de sacar la mayor rentabilidad posible para mantener a raya el exceso de liquidez del que hablamos.

Algunas de las primeras entidades bancarias dentro de la Unión Europea que llevaron a cabo un incremento respecto a sus intereses, fueron el Royal Bank of Scotland, el Postbank y el Banco de Irlanda. Por otra parte, las entidades danesas Jyske Bank y SpardNord Bank ponen una tasa especial de cobro a sus clientes premium. Hace poco se han sumado a esta iniciativa entidades de Italia, como UniCredit, e incluso compañías extranjeras que operan dentro de nuestro país.

Determinadas entidades españolas cobran también a sus clientes por guardar sus patrimonios. Este es el ejemplo de Ibercaja, que impone una tasa del 0,4% para empresas que no se encuentren vinculadas a la entidad, y que dispongan de saldos medios en cuenta corriente que superen los 200.000 euros en total. Entre estas entidades también tenemos al Banco Santander, que cobra a algunos clientes institucionales o family offices, según el tipo de relación de negocio que tengan con dicha entidad.

Publicidad

Comments are closed.